Fisiografía

Fisiografía

La Amazonia colombiana  posee un área de 450.485km2 y comprende a los departamentos de Meta (zona sur), Caquetá, Cauca (bota caucana), Nariño (piedemonte nariñense), Putumayo, Guaviare, Amazonas, Vaupés, Vichada (zona sur) y Guainía. Como resultado de un sinnúmero de procesos geológicos, esta es una región de confluencia para Los Andes, la planicie sedimentaria y el Escudo Guyanés. A continuación se describen sus principales características:

Geología: La Amazonia colombiana está constituida en su mayor extensión por rocas sedimentarias de tipo arcilloso y arenoso originadas desde el paleozoico. La composición arenosa ha restringido el crecimiento de bosques altos y heterogéneos; en contraste, el contenido arcilloso ha dado origen a salados y está asociado con el desarrollo de bosques altos y heterogéneos. Adicionalmente, esta región colombiana está conformada por rocas metamórficas de origen precámbrico.

Suelos: En general, los suelos de la Amazonia colombiana son considerados pobres debido a su baja concentración de minerales. Por esto, su principal aporte de nutrientes está asociado con la hojarasca y demás material vegetal en descomposición. Los suelos formados a partir de sedimentos de ríos de origen andino (Amazonas, Caquetá y Putumayo) presentan una riqueza de nutrientes que favorece la ejecución de actividades agrícolas; sin embargo, estos son pobremente drenados y están sujetos a prolongadas inundaciones.

Clima: La Amazonia colombiana presenta un clima característico de la zona ecuatorial, con incidencia de radiación solar durante todo el año y confluencia de los vientos alisios del hemisferio norte y sur. Su temperatura media oscila entre 22 y 24°C, y presenta valores extremos entre 10°C en zonas andinas y 28°C en áreas de llanura. El régimen de precipitación en esta región es unimodal, sus valores más bajos se evidencian durante diciembre y enero, y los más altos en mayo y junio.

Limnología: La Amazonia colombiana forma parte de la cuenca del Orinoco y del Amazonas, siendo esta última la principal reserva de agua dulce del planeta y el mayor tributario para los océanos. Sus principales ríos son Vichada, Guaviare, Vaupés, Caquetá, Putumayo y Amazonas, y se estima que abarcan cerca de 6.000 kilómetros de longitud.

Adicionalmente, en esta región se reconocen ríos de aguas blancas, negras, claras y mixtas. Los ríos de aguas blancas nacen en los Andes y se caracterizan por contener una alta concentración de nutrientes que favorece el desarrollo de la ictiofauna y la renovación de cultivos de vega; los ríos de aguas negras nacen en la gran batea central y presentan baja productividad; los ríos de aguas claras surgen de las cumbres de la Amazonia periférica meridional y septentrional, y presentan baja riqueza de nutrientes; y los ríos de aguas mixtas son el resultado de la mezcla de aguas blancas con otro de los tipos de aguas y generan condiciones que promueven la productividad primaria.

Bibliografía:

Ruiz S. L., Sánchez E., Tabares E., Prieto A., Arias J. C, Gómez R., Castellanos D., García P., Rodríguez

L. (eds). 2007. Diversidad biológica y cultural del sur de la Amazonia colombiana – Diagnóstico. Corpoamazonia, Instituto Humboldt, Instituto Sinchi, UAESPNN, Bogotá D. C. – Colombia. 636 p.

Jaramillo D., Rojas A., Ortíz N. 2011. Retos para un desarrollo sostenible: Transformaciones en la Amazonia colombiana. Fundación Alisos. Bogotá D.C. – Colombia. 126 p.

Los comentarios están cerrados.