Estrategias de Conservación

Estrategias de Conservación

Con el fin de preservar, restaurar y usar de manera sostenible la biodiversidad de la Amazonia colombiana en el escenario de transformación de su paisaje, variadas estrategias de conservación in situ y ex situ han sido implementadas.

Una de estas estrategias consistió en la estructuración de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) compuesto por sistemas regionales y subregionales cuya función es planificar, ejecutar y monitorear objetivos específicos de conservación a nivel local, regional y nacional.

Como parte de esta estrategia fueron creadas distintos tipos de áreas protegidas en las categorías de: Parques Nacionales Naturales, Reservas Forestales, Distritos de Manejo Integrado y Distritos de Conservación de Suelos.

Dentro de la figura de Parques Nacionales Naturales de la Amazonia colombiana se encuentran Amacayacu, Río Puré, Cahuinarí, Alto Fragua Indiwasi, Serranía de Chiribiquete, Cordillera de Los Picachos, Serranía de los Churumbelos y La Paya. Estas áreas protegidas cuentan con una extensión en territorio de más de 40.861km2. Algunos de estos parques se encuentran en territorios cuya jurisdicción es compartida con autoridades indígenas constituidas en resguardos, quienes cuentan con el poder constitucional para tomar decisiones con respecto a la administración de los recursos naturales de su territorio. A través del tiempo, los resguardos indígenas en conjunto con los parques nacionales naturales se han convertido en un instrumento estratégico para la conservación de la biodiversidad biológica y cultural de esta región colombiana.

En la figura de reservas forestales protectoras se encuentran Puerto Solano y la cuenca alta del río Mocoa, y cuentan con un área de aproximadamente 34.600ha. Adicionalmente, a través de planes de ordenación forestal enfocados en el uso sostenible de bosques, se han incorporado 2.040.550ha, de jurisdicción de territorios indígenas, del Estado y de propietarios privados, en la categoría de áreas forestales productoras. Algunos ejemplos de estas áreas son la Unidad de Ordenación Forestal Mecaya-Sencella, la Unidad de Ordenación Forestal de Tarapacá y la Unidad de Ordenación Forestal de Puerto Nariño.

Con respecto a la conservación de cuerpos de agua, recursos pesqueros e hidrobiológicos, se han implementado categorías de manejo específicas tales como las reservas de pesca, caracterizadas por ser zonas con restricciones de diversos tipos para la ejecución de actividades pesqueras.

Otra estrategia de conservación contiene a acciones específicas enfocadas en la restauración ecológica con el fin de promover la regeneración ecosistémica. Dentro de estas se encuentran la implementación de sistemas agroforestales y el desarrollo de sistemas agroecológicos.

A nivel de conservación de especies, instituciones gubernamentales, no gubernamentales, académicas e institutos de investigación han realizado esfuerzos direccionados hacia la construcción de conocimiento de la biología y ecología de poblaciones amenazadas, la implementación de sistemas de monitoreo participativo en conjunto con las comunidades, la inclusión y valoración del conocimiento tradicional en los procesos de investigación y gestión de los recursos, la rehabilitación y reintroducción de individuos, y la formulación de recomendaciones de manejo. Adicionalmente, se cuenta con centros de flora (jardines botánicos, bancos de germoplasma, entre otros) y políticas de control y vigilancia de tráfico de fauna.

Los desafíos actuales en materia de estrategias de conservación de la Amazonia colombiana están enfocados en:

1. Inversión en educación e investigación: Fortalecer políticas de educación e investigación en la región y promover la generación de conocimiento, con inclusión del saber tradicional. Articular el conocimiento científico a la formulación de estrategias de manejo y conservación promovidas por los entes gubernamentales.

2. Ordenamiento territorial: Instrumento de soporte a la conservación y uso sostenible de los recursos. Contribuirá a acciones tales como la preservación de bosques y cuencas hidrográficas, mantenimiento de corredores ecológicos (conectividad Andes-Amazonia), incremento de áreas de protección y solución de conflictos económico-ambientales.

3. Equidad en el acceso a recursos naturales y distribución de los beneficios de los servicios ecosistémicos; y velar por el cumplimiento de los derechos fundamentales de las comunidades involucradas en escenarios de transformación del paisaje (consulta previa, entre otros).

4. Asegurar la sostenibilidad biológica, cultural y económica de las actividades sectoriales.

Bibliografía:

Ruiz S. L., Sánchez E., Tabares E., Prieto A., Arias J. C, Gómez R., Castellanos D., García P., Rodríguez

L. (eds). 2007. Diversidad biológica y cultural del sur de la Amazonia colombiana – Diagnóstico. Corpoamazonia, Instituto Humboldt, Instituto Sinchi, UAESPNN, Bogotá D. C. – Colombia. 636 p.

Jaramillo D., Rojas A., Ortíz N. 2011. Retos para un desarrollo sostenible: Transformaciones en la Amazonia colombiana. Fundación Alisos. Bogotá D.C. – Colombia. 126 p.

Los comentarios están cerrados.